lunes, 29 de octubre de 2007

Introducción a La Músi(k)a del Kaos.




Todo fluye y refluye;

todo tiene sus períodos de avance y retroceso,

todo asciende y desciende; todo se mueve como un péndulo;

la medida de su movimiento hacia la derecha,

es la misma que la de su movimiento hacia la izquierda;

el ritmo es la compensación.

( El Kybalión)


Son varios los referentes y las conexiones entre música y ritualidad a lo largo de la historia humana. Es más, se podría afirmar que ambas, ritualidad y música, se prefiguran y confunden hasta el punto de ser una sola cosa. Son conocidas las ceremonias que utilizan el tam-tam para inducir estados de trance colectivo entre los participantes, o las letanías del rezo, o los mantras de los monjes repetidos con cadencia rítmica hasta el trance místico. Ya los pitagóricos intuían que el movimiento de los cuerpos celestes produce, de acuerdo a la relación armónica entre sus tamanos y distancias, una música que es el murmullo del universo que se torna inaudible para nuestros adormecidos oídos como resultan inaudibles los martillazos para los oídos del herrero.

La conexión entre música y magia no deja de ser frecuente, sino constante y la concepción de que ambas son fenómenos ajenos entre sí corresponde más bien a la banalizacion y mercantilización de nuestro" Ser Musical". Se nos induce a pensar que la música es un producto más que debe de cumplir los cánones de calidad, moda o utilidad impuestos para la creación de un circuito comercial de la música, amparada por conceptos como los de la propiedad, derechos de autor y demás parafernalia legislativa que pretende hacer de la experiencia músical una mercancía bajo la idea de que la música hecha por sus falsas estrellas es la única experiencia musical válida y legítima y que debemos seguir sus modas y adquirir sus ritmos acompanados de su tambien comercial estética. Y aquí lo triste es que muchas expresiones auténticamente fuera de la lógica del consumo comercial son óptimamente digeridas y excretadas como un buen (excelente) producto más. Cuando me refiero a esto hago también referencia a estilos musicales considerados "rebeldes" y "contestarios" que finalmente ceden y tranzan en nombre del éxito que se transformará en su tumba.

Sin embargo, y pese a esta circunstancia podemos apreciar que la ritualidad no se ha desligado de la música, lo que se ha desplazado ha sido nuestra concepción de música como ritualidad y de ritualidad como música, creando esta dicotomía que nos impide vivir lo músical como una experiencia mística. Con esto no me refiero que debamos meditar cada vez que suene la radio, o que debamos deleitarnos con composiciones exquisitamente elaboradas. No, para la magia no hace falta la parafernalia, el mago puede embriagarse mirando el agua, el canto de un ebrio es también el sonido del universo girando.
Lo importante aquí es la intensidad y la sinceridad con que se afronta la experiencia musical, si dejamos de lado nuestras preconcepciones y prejuicios, ese ruido psíquico cargado de frecuencias mentales que impiden a nuestros oídos ecuchar con claridad. Despues de todo dentro nuestro se encuentra el ritmo primordial del sistole y el diastole a los cuales no atribuimos juicio estético por que su función es vitalmente orgánica y ritmica, su ritmo no es bueno ni malo. El lenguaje musical y el ritmo prefiguran al lenguaje hablado, y son la forma de comunicación de todas las cosas vivas. Si logramos afinar nuestros oídos bajo esta frecuencia los sonidos de la música del kaos empezará a ser audible.
Para esto sugiero una práctica de decondicionamiento, borra de tu mente la idea de qué es buena música y qué es mala música, el valor de cualquier doctrina, de cualquier género musical se encuentra en la libertad para su transgresión. Prueba a colocar el disco de un grupo que jamás oirías bajo circunstancias de tu vida normal, pídele a tu vecina que te preste algunos de sus casettes, acude a una fiesta de salsa tropical si es que, por ejemplo, te gusta el blackmetal y haz lo inverso si es que eres amante de la salsa, escucha atentamente, baila como un derviche en medio de puas y cuero negro, sacudete al ritmo de un bolero bajo el influjo de la diosa Kali que destruye y crea mundos cuando baila, acude a un karaoke de algún barrio rojo y escucha la música de los ebrios con devoción mística hasta que amanezca, embriagate y canta con ellos hasta olvidarte para que fuiste. Conciertos improvisados de música basura, cacerolazos para hechar al corrupto de turno, música paleolítica bajo el influjo de psicotrópicos. Experimenta el tránsito entre los géneros. Cuando la mente se encuentra en absoluta perplejidad, la capacidad de intentar lo imposible se deja conocer.

Sigue leyendo

EL HOMBRE QUE ERA, SIN SABERLO, EL DIABLO. (Por Alejandro Dolina)


Un caballero de la calle Carácas resolvió negociar su alma. Siguiendo los ritos alcanzó a convocar a Astaroth, miembro de la nobleza infernal. - Deseo vender mi alma al diablo -declaró. - No será posible- contestó Astaroth. - Por qué? - Porque usted es el diablo.


(De las Crónicas del Ángel Gris)
Sigue leyendo

sábado, 27 de octubre de 2007

Reddelich Rules. Registro y Resistencia en el G8.


Heiligendamm es el nombre de una pequeña ciudad al norte de Alemania. Hace unos cuantos meses la muy tranquila vida de este lugar se vio afectada por la cumbre que reunió a las 8 potencias más industrializadas y poderosas del planeta.
Pese a las intensas medidas de seguridad, y a todos los afanes de hacer de esta cumbre un evento fortificado, muchos grupos de resistencia se reunieron en campamentos alrededor de la cerca que rodeaba la ciudad balneario.
Uno de estos campamentos fue el Reddelich, nombre de la pequeña comarca donde estaba asentado. En este campamento convergieron numerosos activistas, tanto de grupos anarquistas, antiglobalización, ecologistas y demás gente que se sumó a la multitudinaria protesta en contra del Gran Ocho.
La exposición Reddelich rules recopila distintas impresiones, objetos, e ideas que se dieron en el cotidiano convivir y resistir en el mayor campamento de la resistencia en Heiligendamm. El proyecto forma parte de la red Kolonia Wedding un colectivo de galerías en el barrio berlinés de Wedding y fue realizado en la galería "OKK raum 29".
Con este trabajo colectivo de registro no convencional se pretende trasladar la información de lo acontecido en Heiligendamm antes durante y después de la cumbre, hasta un contexto "galerístico", para a través de ejercicios y experimentaciones plantear maneras de comunicar lo allí vivido.



Acción con mesa , mapas, hilo de Ariadna y hongos atómicos.






Registros de la cabina

Adoquin Dorado

Exposición de Tornado, planos, planes y documentos estratégicos.

Activista Quimérico

Sigue leyendo

jueves, 25 de octubre de 2007

PACTOS DIABÓLICOS EN FLORES ( Alejandro Dolina)


El músico Ives Castagnino mostraba un contrato de pragmática impreso en los talleres gráficos del Averno.


Allí se establecían las condiciones generales del pacto y las obligaciones del aspirante, que eran trece.


1) Renegar de Dios

2) Blasfemar continuamente

3) Adorar al diablo

4) Usar cualquier medio para no procrear

5) Jurar en nombre del diablo

6) Comer carne

7) Imaginar que se tiene comercio carnal con el diablo

8) Llevar siempre encima la imagen del diablo

9) Lavarse la cara y peinarse de cuatro en cuatro días

10) Bañarse cada cuarenta y dos días

11) Mudar de ropa cada cincuenta y siete días

12) Afeitarse cada noventa y un días

13) No cortarse ni limpiarse las uñas jamas y comer cada cuatro horas, cuatro dientes de ajo.



(De las Crónicas del Ángel Gris, Alejandro Dolina)
Sigue leyendo

martes, 23 de octubre de 2007

Mas allá del pavimento, la bestia



Mas allá del pavimento, la bestia

Por Stephen Grasso

El término dérive, o “deriva” fue acuñado por primera vez por la Internacional Situacionista, refiriéndose a largas caminatas sin objetivo alrededor de sus pueblos y ciudades, reimaginando las torres residenciales, cenotafios y fuentes públicas como si se tratara de castillos de sabiduría, púas susurrantes y estanques de la eterna juventud. El propósito de la deriva era ver belleza en el paisaje urbano y conquistar la tiranía de la planificación austera y opresiva, a través del poder transformador de la imaginación. A través de la técnica de la deriva, los situacionistas podían cambiar radicalmente su experiencia de la ciudad y convertir espacios grises urbanos decadentes en paisajes mágicos de maravilla y encanto sin límites. Aun así, quizá detuvieron demasiado pronto el ejercicio, en lugar de llevarlo a su conclusión lógica.

Una vez has pelado la cáscara de grisez urbana del mundo y descubierto un mundo mágico lleno de espíritus, la siguiente fase es ver lo que puedes hacer con ese mundo, cómo puedes hablar con estos espíritus y averiguar qué podrían hacer por tí. La técnica de la deriva no sólo revela magia, sino que es un proceso de vínculo con ella. Tiene muchas aplicaciones distintas, y puede usarse en variedad de contextos. Puede usarse como un método de comuniacción directa con el “genus loci” o espíritu de un lugar en particular o de un área geográfica más ámplia, o como forma de diálogo con cualquier entidad con la que estés trabajando. Puede servir como un método de recoger potentes ingredientes y materiales para rituales, o para buscar respuestas a cuestiones adivinatorias. Las aplicaciones prácticas de la deriva son numerosas, y el mago imaginativo descubrirá sin duda muchas más. Puede llevarse a cabo practicamente en cualquier sitio y momento; así, es ideal para esas situaciones en las que no estás preparado y quieres improvisar alguna forma de magia poderosa.

Los mecanismos de la deriva son sencillos. Estás intentando caminar entre mundos y traer algo útil. Es en esencia un viaje chamánico que tiene lugar en tiempo real, como el opuesto al concepto de viaje interno (como los trances de percusión de tribus indígenas como los jíbaros). La deriva te fuerza fuera de tu cómodo templo con calefacción central y te pone en el mundo como muy pocas prácticas en lo oculto. Saca tu magia al mundo, en un sentido muy real y muy físico.

Una deriva puede empezar de muchas maneras, dependiendo de la situación y el intento. A veces las derivas pueden ser espontáneas. Si has internalizado la práctica lo suficiente, no es raro verte arrojado a una deriva chamánica virtualmente en cualquier momento. Salir a por un brik de leche, volver a casa desde el pub o ir de tiendas pueden transformarse a menudo en magia fuerte de un minuto al otro. La deriva espontánea puede afilar tu sensibilidad y adapatabilidad a un grado muy alto, pero para obtener los mejores resultados, tienes que ser capaz de recibir y filtrar “información” de forma efectiva. La deriva es una práctica oculta de alto riesgo en lo que respecta a tu salud mental, ya que favorece un nivel de apertura a la comunicación espiritual que puede dar miedo. Antes de que te des cuenta, eres ese tipo loco que habla con cosas invisibles por la calle y busca en las papeleras secretos ocultos. Esto va bastante unido a esta forma de trabajar, así que para empezar, es bastante útil aprender un método de activarlo y desactivarlo.

Es importante recordar que lo que estás haciendo es intentando “caminar entre mundos”, con el énfasis en la palabra “entre”. Es relativamente fácil acabar en caída libre con esta práctica y convertirte rapidamente en un paranoico lunático, pero no es lo que se pretende. Es tu habilidad como hechicero lo que te permite navegar con seguridad las áreas más salvajes de la consciencia y traer algo útil de vuelta. Para conseguir asentar la práctica de la deriva, has de desarrollar suficiente capacidad a la hora de mediar entre tu existencia normal del día a día y la experiencia hiper-real chamánica.

Para empezar la deriva, es buena idea buscar un lugar adecuado; un punto físico de acceso que te permitirá entrar en la realidad chamánica y regresar cuando el trabajo esté acabado. El punto más inmediato y accesible hacia la realidad chamánica es, por supuesto, el cruce de caminos. Cualquier lugar habitado tendrá un cruce de caminos con uno u otro aspecto bastante cerca, y el cruce de caminos es el símbolo supremo de la intercesión entre los mundos. Sin embargo, cualquier trabajo relacionado con los cruces de caminos cae dentro del territorio de diversos Dioses, Diosas, Santos, Espíritus y Misterios asociados con ellos. Necesitas pedirles permiso antes de que puedas atravesar el umbral. Esto es más sencillo de conseguir si ya mantienes alguna relación con una o más de estas entidades. El modus operandi genérico sería hacerles ofrendas adecuadas y preguntar si abrirán la puerta para tí, permitiéndote atravesarla y conseguir el intento de tu deriva. Deberías buscar su bendición para tu viaje y pedirles que se aseguren de que vuelves sano y salvo.


Los misterios de los cruces de caminos son esenciales para operar con esto; es posible aun así empezar un viaje chamánico con un estilo más libre, utilizando un cruce físico como una puerta, un arco, un callejón estrecho o una ruta que simbólicamente sea similar, ya que estas estructuras aún caerían bajo el dominio del “cruce de caminos” a un nivel esotérico. Es decir, si la operación al completo se lleva a cabo bajo los auspicios específicos de una entidad propia de un cruce de caminos, tanto con su permiso como con su implicación, es bastante probable que obtengas resultados mucho mejores. Una vez se han llevado a cabo las ofrendas y se ha recibido permiso, puedes comenzar la deriva. Atraviesa el arco/puerta/etcétera de tu lugar de partida o sal de la encrucijada por algún camino distinto al que llegaste. Ahora estás entrando en la realidad chamánica.

En las primeras etapas de la deriva deberías empezar a conectar con tu entorno. Presta atención a lo que está sucediendo alrededor e intenta leer el lenguaje de la ciudad, o del lugar en el que estés. Busca graffitis extraños, titulares en periódicos viejos, palabras extrañas o frases que salten sobre tí desde lo que en otro caso serían orígenes inocuos, etcétera. Presta atención a los trozos de conversación que escuches, a las letras de las canciones que surjan de las radios de los coches, o a los anuncios de las estaciones de trenes. Estás buscando un signo o una señal que pueda ser interpretada en relación a tu intento, tu intención en el viaje. No intentes forzarlo o fabricar algo que coincida, relájate en la deriva y espera que algo surja por sí mismo. El proceso de la deriva es un diálogo en dos sentidos con los espíritus. Quizá tengas que ser paciente, pero lo sabrás cuando estés sobre la pista correcta.

El primer trozo de información que atraviese hasta tí bien responderá tu pregunta, bien te enviará a la siguiente etapa en tu viaje. A veces las derivas pueden resolverse muy rápido; por ejemplo, minutos después de dejar el punto de acceso, ves un trozo aleatorio de arte callejero que responde a tu pregunta en términis inequívocos. Si esto sucede, sólo tienes que volver al cruce de caminos, agradecer a los espíritus y pedirles que cierren la puerta para tí. A veces es así de simple. Sin embargo, a menudo la primera señal que recibirás te enviará a algún otro lugar, o sólo te contará parte de la historia, de forma que continúes y busques más pistas.

Puedes llegar a cierto punto en el que tengas la sensación de estar siguiendo un hilo simbólico a través de la ciudad. Cada signo que recibes te lleva un poco más allá hacia tu destino y la realización de tu intento. A veces puede que pierdas el hilo por completo y te encuentres sin tener ni idea de adonde ir. Si esto sucede, relájate e intenta “conectar” de nuevo, retomando el hilo para seguir el rastro correcto. Ocasionalmente los espíritus te arrojarán alguna pista un tanto retorcida; por ejemplo, puede que encuentres un fragmento de mapa que sugiera con fuerza que has de coger un autobús hasta el otro lado de la ciudad para acabar tu búsqueda. O podrías verte en un viaje elaborado y agotador a través de la ciudad, para acabar viendo que lo que buscabas se encontraba enfrente de la puerta de tu edificio. En una deriva, puede pasar cualquier cosa. Estás entrando en una zona de potencial aumentado, y debes estar preparado para cualquier resolución.

Uno de los mayores obstáculos para que una deriva tenga éxito es tu consciencia de tí mismo. El mensaje de la deriva podría dictarte claramente que debes hacer algo que parte de tí rechaza. Podría pedírsete que robaras algo que destaca de un lugar público, o que te comportes de una forma realmente inusual en un lugar extremadamente inapropiado. A menudo, todo lo que se puede hacer en circunstancias como esta es ir más allá de lo que tu condicionamiento social te limita y… tener fé en el nombre de la magia. Es sorprendente hasta que punto puedes hacer cosas en público sin que nadie reaccione, especialmente en las grandes ciudades.

La deriva puede resultar a veces un trabajo duro, y si no consigues superar esos momentos de “qué coño estoy haciendo”, no estarás metiéndote por completo en el proceso. Una técnica psicológica útil para librarte de tu propia vergüenza o consciencia de tí, es poner a un lado el intento de la deriva por un momento y considerarla sencillamente como un ejercicio abstracto en decondicionamiento.

Si te ves dudando sobre alguna acción inofensiva pero extremadamente peculiar, como coger un viejo zapato a plena luz del día y ponértelo en lugar de uno de los tuyos, o coger algun objeto extrañamente resonante del centro de un lugar lleno de gente, entonces has descubierto sin advertirlo algo muy interesante sobre tí. Has descubierto uno de los muros de tu personalidad, algo que pone límites en lo que consideras personalmente como un comportamiento aceptable en público. ¿Qué está haciendo ahí? ¿A qué propósito sirve? Mira de cerca a las respuestas emocionales que has generado y mira lo que puedes descubrir sobre tí mismo. El proceso de intentar moverte más allá de una de estas pequeñas barreras para adquirir un objeto de poder podría considerarse por derecho propio un poderoso acto chamánico.

Uno de los aspectos más difíciles y complejos de esta forma de trabajo consiste en saber encontrar el equilibrio adecuado entre dejarte llevar y tejer lo que sucede en tu camino hacia el objetivo final. Tan fácil es ser distraído por fenómenos tangenciales y olvidar por qué estabas haciendo la deriva, como estar tan centrado en tu intento que pases de largo con el material importante. Encontrar el equilibrio adecuado es algo que sólo viene de la práctica y la experiencia; no seas demasiado duro contigo mismo al principio. Ve allá donde te lleve la deriva, pero siempre mantén en mente las razones por las que te embarcaste en este viaje. Si sientes que te estás desviando demasiado del camino, no temas guiarte con suavidad de vuelta. Si atraviesa hasta tí algún material tangencial o extraño que parezca no tener relación con tu objetivo, puedes tomar nota para investigarlo otro día; puede que se necesite otra deriva para descubrir sus misterios.

Para contextualizar esto un poco, aquí planteo unos pocos ejemplos prácticos sobre situaciones en las que se puede usar la deriva. El método es ideal para trabajos adivinatorios, en particular si necesitas obtener una respuesta rápida a alguna cuestión importante pero no tienes acceso a parafernalia como cartas de tarot o piedras rúnicas. Puedes usar una breve deriva adivinatoria en un descanso para comer, o de vuelta a casa desde el trabajo, o en cualquier situación en la que necesites obtener información en poco tiempo a través de métodos no-ordinarios. Requiere poco en cuanto a preparar y planear; visita el cruce de caminos, haz tus ofrendas, plantea la pregunta y ve a ver qué respuesta viene.

Una práctica relacionada de obtención de información es la adivinación subterránea, que puede llevarse a cabo en cualquier ciudad que tenga metro. Empieza la deriva cerca de la entrada a la estación y visualiza literalmente tu descenso al metro como un viaje chamánico al mundo que reside bajo la superficie buscando conocimientos escondidos. Estás descendiendo a un paisaje extraterrestre con paredes de azulejos blancos, ásperas luces fluorescentes y gusanos de metal que se arrastran a través de la tierra portando humanos semiconscientes. Cabalga las líneas hasta que encuentres la respuesta que buscas. Habla con sus ciudadanos, lee sus paredes, escucha sus voces e intenta entender su lenguaje. Puede que quieras ofrecer tu pago a algún vagabundo subterráneo como pago por la información que recibas.

También puede usarse la deriva si necesitas llevar a cabo alguna hechicería espontánea y no tienes acceso a las herramientas o al templo que uses habitualmente. Empezarías la deriva de la forma habitual pidiendo ser guiado para obtener ingredientes para acumular en alguna bolsa de componentes u otro objeto fetiche, que en un aprieto podría construirse con papel o similar atado con una goma elástica, con una bolsa de supermercado… caminas por las calles hasta que encuentras una serie de elementos específicos para la bolsa, los cuales deberían tener alguna correlación con tu intento. Los ingredientes podrían ser cualquier cosa, desde plantas que te llamen la atención y crezcan entre las piedras del pavimento, a sígiles derivados de graffitis en las paredes, a cualquier cosa que sientas que es adecuada o se te manifieste de alguna forma extraña. Cuanto más a menudo trabajes con la deriva, se te dará mejor reconocer y adquirir lo que necesitas.

Después de un tiempo, puede que te veas a tí mismo incluso desarrollando algún “lenguaje” de ingredientes para utilizar en un trabajo de esta naturaleza. Como siempre, resiste la tentación de hacer alguna lista arbitraria de correspondencias estéticamente placenteras. Los ingredientes deberían serte revelados a través del proceso chamánico en vivo de la propia deriva. Si quieres está bien montarte un sistema simbólico una tarde con una taza de té y galletitas, pero es un atajo que hace que no estés implicándote por completo con lo que llamaríamos la realidad chamánica. Las correspondencias pueden inventarse después del hecho; deben serte reveladas directamente por los espíritus, durante la deriva y en el momento. Eso es lo que les da poder y significado. Si evitas toda esa parte y decides que, por ejemplo, las colillas representan la concha del alma humana, estás quitando toda la magia que pueda tener el proceso. La magia sucede en territorios salvajes e impredecibles fuera del ego individual, y no puedes acercarte de ninguna forma a esos lugares si no relajas el control y dejas que el material emerja por sí mismo.

Una vez has hecho tu deriva por ingredientes y están en tu bolsa de componentes, puede que quieras buscar un lugar apropiado para cargarla. Si aún no estás familiarizado con la psicogeografía de un lugar, deja que la deriva te guíe al sitio adecuado. Puedes hacer ofrendas a los espíritus asociados a ese sitio en particular, o a los Dioses o Diosas con los que trabajes regularmente, y pedirles que den poder a la bolsa por tí. Esto podría requerir dejarla escondida en algún sitio en particular, y volver después de un determinado periodo de tiempo a recogerla. O podría significar caminar en el sentido opuesto a las agujas del reloj alrededor de una estatua o un edificio siete o nueve veces con la bolsa en tu mano. O cualquier otra cosa. Habla con los espíritus, escucha lo que tengan que decir, y no hagas tratos que no estés dispuesto a cumplir.

Si planeas trabajar regularmente con el método de la deriva, deberías acabar por familiarizarte de alguna manera con el paisaje oculto de la ciudad donde vives. Intenta aprender lo que puedas sobre la historia local, mira mapas viejos de la zona, invierte mucho tiempo derivando y aprende el paisaje, el entorno y sus ecosistemas por dentro y por fuera. Podría haber alguna vieja encrucijada, o piedras o viejos árboles, bellos ríos, hospitales escalofriantes, pozos de los deseos, castillos encantados o poderosos garitos nocturnos en tu ciudad. Pon atención con lo que sucede en estos lugares. Visítalos a menudo habla con los espíritus que los habitan y busca hacerte su aliado.

Acepta la responsabilidad sobre el lugar donde vives y operas. Juega el papel del hechicero local en tu zona. Hazte amigo de los poderes que haya e intenta tender relaciones de beneficio mutuo con ellos. Escucha lo que quieren de tí y mantén siempre tu parte del trato. Siempre hay sacrificio, y no se obtiene nada por nada. Si pruebas que estás dispuesto a implicarte en preocupaciones de tu ciudad, será más fácil que cooperen contigo. Descubre qué tratos están preparados los fantasmas y espíritus de tu ciudad para hacer contigo, y qué regalos podrían proporcionarte.

No hay libro de reglas ni guías paso a paso para este tipo de juego-trabajo, se trata todo de relaciones personales e interacción directa. Todo lo que puede darse son pistas y apuntes basados en la experiencia. Esta guía se ha escrito principalmente desde la perspectiva del hechicero urbano, pero sus principios pueden aplicarse facilmente a un entorno rural o a cualquiera que sea en el que el hechicero viva. Si vives fuera de la ciudad, puede que encuentres que la información emerge a través de fenómenos como el vuelo de pájaros, la disposición de unas ramitas en la tierra, la forma que toman las nubes, las figuras formadas por maderas flotando en la playa, y muchos otros factores ambientales,… prueba experimentar en distintas localizaciones, para ver qué sucede.
Sigue leyendo

PANDILLA SECUESTRA AL SANTO NIÑO!!


PANDILLA SECUESTRA AL SANTO NIÑO

"¡Entreguen 100 millones de Liras a los pobres!"

Calabria, cuatro estatuas robadas en distintas Iglesias. Un famoso nombre clama haber sido el autor del robo: Luther Blissett.

Nota de nuestro corresponsal Pantaleone Sergi

Desde que el cuarto Niño Santo ha sido secuestrado, arrancado de las manos de la Virgen María, la gente de la costa de Cosenza (donde los turistas se encuentran disfrutando de sus soleadas vacaciones) ha comenzado a alarmarse. Nadie puede aún intuir cual es el verdadero propósito de las personas que se esconden tras el nombre "Luther Blissett". Ellos escribieron "¡Arriba con Marx, Arriba con Debord!" en los pies de sus comunicados, mediante los cuales exigieron a las autoridades Eclesiásticas que distribuyan 100 millones de Liras italianas [unos 5.300.000 dólares] entre los pobres habitan en dicha localidad.

Luther Blissett es un famoso alias en Internet, un cyberpunk [sic]. Sin embargo, estas personas que están usando el nombre para robar estatuas sacras en los pequeños pueblos de Belvedere Marittimo, Tortora y Diamante, parecen no estar muy a gusto con Internet: los comunicados están escritos con una vieja máquina de escribir marca Olivetti [muy anarquista y chic de su parte!] , y el lenguaje recuerda al que utilizaban los terroristas rojos del pasado: "El Santo Niño será destruido. Igualmente, a ustedes sólo les preocupa el dinero, no el valor sacramental del Niño. (...) En Calabria la gente muere de hambre, sed, desempleo, mafia, corrupción y usureria. El empleo ilegal es la regla aquí. No hay suficientes casas. A la Iglesia nada de esto le importa y cada vez es más rica. Si no distribuyen 100 millones de Liras, o su equivalente en alimentos, entre los pobres en las próximas 48 horas, el Santo Niño será destrozado en pedazos".

Los Curas se encuentran alarmados: cuatro robos de Niños Santos en menos de dos semanas. El Padre Guido Mollo, Pastor del Obispado de Belvedere, habla sobre una conspiración. De hecho, todos los robos fueron efectuados en pleno día, durante el funcionamiento habitual de la Iglesia, y la única forma de evitar nuevos robos sería cerrar todas las puertas de las Iglesias. De acuerdo a las autoridades que están investigando el caso, estos robos podrían no tener motivos ideológicos. El tráfico de arte sacro está en pleno crecimiento, y la mayoría de los pequeños pueblos tienen valiosas colecciones de arte napolitano del siglo XVII. La Iglesia de la Inmaculada Concepción, en Diamante, tenía en su interior la estatua de madera de 15 pulgadas de altura que los ladrones arrancaron de las manos de la Madonna del Rosario. De acuerdo a los expertos, esta estatua tiene un alto valor comercial en el mercado negro de colectores de arte. "Espero que este sea el último robo" dice el Padre Ranuio, quién teme que se haga un uso sacrílego de las estatuas.

La Pandilla de las Niños Santos comenzó a actuar en las vacaciones de mitad de Agosto. El primer robo, un Niño Santo del siglo XVII en Belvedere, tuvo lugar en el día 16. Dos días después, otra vez en Belvedere, la segunda víctima fue un Angel que portaba una corona. Otro Niño Santo fue robado en la Iglesia dell'Annunziata en Tortora: los ladrones entraron por una puerta lateral y arrancaron al niño de las manos de San Antonio. El pasado Lunes fue el día del último robo, esta vez en Diamante.

Los creyentes se encuentran en este momento rezando y rogando a Dios que las estatuas regresen a sus Iglesias. La Policía dice que cuenta con algunas pistas y que capturará a la misteriosa pandilla.
Sigue leyendo

viernes, 19 de octubre de 2007

Pos que hago aqui (Punk-comedia-experimentaloide por Los Nena de México)

ESTA BANDA YA NO EXISTE

Pos que hago aquí


www.losnena.net Sigue leyendo

Hate...Metal desde la Paz Bolivia

El grupo nace a principios de 1993 en La Paz, Bolivia, el grupo es fundado por Ricardo Larrazabal (guitarra), quien invita a un baterista y a Vladimir Mendieta en el bajo y voz, con esta formación empiezan a presentarse en vivo durante todo el año 1993 y en Junio de 1994 graban un primer demo titulado "Sociedad Sin Vida", que musicalmente no tenia un estilo definido; rozando el heavy metal, el punk y el thrash.
En 2006 la banda se dedica a componer y preproducir su nuevo disco haciendo pocas presentaciones y alista la salida de su disco en vivo.
Actualmente tienen una nueva formación que incluye un nuevo bajista y se preparan para el próximo lanzamiento de su último trabajo titulado Pandemonium.
Para más información sobre la banda, discografía y contactos:

http://www.hatemetal.net/
http://www.myspace.com/hatebolivia
http://hatebolivia.blogspot.com/


Angel Oscuro

Meinem Profil hinzufügen | Mehr Videos


Bajo El Signo De Dios

Meinem Profil hinzufügen | Mehr Videos Sigue leyendo

miércoles, 17 de octubre de 2007

Sobre cholas, fantasmas y otras ambigüedades identitarias



Sobre cholas, fantasmas y otras ambigüedades identitarias

Huascar Rodríguez García

¿Somos indios, somos q'aras (1)? , todavía no sabemos cómo es nuestra patria y por eso Bolivia está yendo a la bancarrota.

Natividad Veramendi (culinaria y chola anarquista).

Identidades

Rara vez uno se pone a pensar que el vocablo “identidad” esta cargado de una extraña polisemia. Según definiciones clásicas tomadas de cualquier diccionario, la identidad puede ser:

a) Conjunto de rasgos o informaciones que individualizan o distinguen a alguien y confirman que es realmente quien dice que es.
b) Igualdad o alto grado de parecido.
c) Una cualidad del “ser para sí”, sólo válida para las personas y los grupos. Dicha cualidad involucra el entorno, la historia y la voluntad. No es una característica dada sino que es un potencial a desarrollar referido a modos de existencia.
d) La conciencia de ser de uno mismo.

Los sinónimos típicos que se plantean para la palabra “identidad” son: afinidad, unidad, igualdad, equivalencia, semejanza, analogía, coincidencia, sinonimia, exactitud, similitud, personalidad, filiación, identificación.

Es decir que, de forma general, la identidad es al mismo tiempo aquello que es igual −o parecido− y aquello que es diferente o único. ¿Cómo entender esta contradicción? Ciertamente las acepciones de la palabra “identidad” dependen, desde luego, del uso y del contexto: es muy clara la distinción cuando se habla de la identidad que está en el “carnet de identidad” o DNI, y cuando se habla de una “identidad cultural, grupal o colectiva”. Entonces tenemos que lo particular o lo único atribuido por la sociedad pero también otorgado por la naturaleza a cada uno (un número, un rostro, una manera de ser, actuar y pensar) tiene como principal consecuencia o función en el caso de lo atribuido por el Estado la diferenciación. Conque se trata de eso: la diferencia.

Entonces surge una problemática: cada uno es único, pero al mismo tiempo todos somos formados socialmente en moldes parecidos normas, reglas, leyes, etcétera, hecho que ocasiona muchas veces una crisis de identidad, porque, según nos recuerda Nuria Pérez, en nuestro fuero interno a veces sentimos efectivamente que somos nadie. ¿Cómo saber quien es uno? ¿Acaso uno de los problemas más difíciles, ya señalado por los padres de la filosofía occidental, no era el “conócete a ti mismo”? No obstante esto no es todo, pues por si fuera poco, la sociedad, y más particularmente las instituciones educativas, se empeñan, como bien indica Pérez, en atribuirnos una identidad exacta y bien definida por los cánones de la normalidad. O sea que nuestro “ser único” es modelado, educación mediante, según un estricto estándar “igualador” con el fin de crear “ciudadanos correctos”: los ciudadanos deben ser normales y parecidos los unos a los otros, porque, de hecho “todos los ciudadanos son iguales ante la ley”.

Ahora bien, frente a la identidad que el Estado y sus agentes policíacos y educativos inculcan a cada cual, surgen otras identidades ya sea mediante sub o contraculturas −punks, straigth edge, hippies, emos, chicanos, vegans, rastas, okupas, raperos, metaleros, skaters, skinheads, riot grrrls, freaks, (la lista puede extenderse casi hasta el infinito)−, o a través de la pertenencia o autoadscripción a un determinado grupo étnico o religioso, a una tendencia política, a un tipo de práctica sexual, a un equipo deportivo, etcétera. Sin embargo lo interesante es constatar que dentro de cada una de estas tendencias, subculturas, etcétera, nunca existe unanimidad, ni uniformidad: cualquier identidad es irreductible porque siempre resulta siendo múltiple y ambigua. De ahí que, siguiendo a Stuart Hall, la identidad puede entenderse como una representación estructurada y construida por “el otro” antes que por uno mismo, porque, ya se dijo antes, ni siquiera cada uno sabe bien lo que es o quién es. Se me ocurre pensar, por ejemplo, en el fascinante fenómeno del mestizaje o “cholaje” en Bolivia: la mezcla biológica −pero sobretodo cultural−, de lo indio con lo cristiano-medieval-moderno-europeo, ha dado como resultado grandes masas mestizas portadoras de una identidad particularmente ambivalente. Más allá de la vestimenta −que en el caso de la chola es el distintivo principal de su “ser” cholo− y del color de piel, está el no saber bien que o quien uno es: rasgo distintivo de la “identidad” chola (2).

La identidad posmoderna de los espectros anónimos

Finalmente, y por otra parte, también cabe señalar que actualmente la identidad puede tener su contraparte y complemento en el anonimato. En la sociedad de masas y de consumo, según sugiere Guillaume, uno puede ser algo parecido a un fantasma o a un espectro anónimo: la selva urbana es un escenario en el que una muchedumbre de desconocidos administra códigos e intercambia mercancías y dinero frenéticamente sin que nadie se “vea” en realidad. Pero además, la tecnología permite hoy establecer comunicaciones “espectrales”: la presencia física ya no es necesaria para comunicarse con alguien desde hace mucho tiempo. Tal característica permite que una multiplicidad de sujetos estén conectados sin que necesariamente deban presentar una identificación o una identidad, y esto, seguimos con Guillaume, podría ser en cierta medida algo “emancipador”: personas que apenas existen para el otro, pueden volverse confidentes o incluso cómplices.

También está la afirmación de que quizá el anonimato, o sea la no identidad, haga surgir un nuevo tipo de identidad. Justamente ahí entraría el otro uso del término “espectral”: la luz que se descompone en muchos colores. Por tanto, el ser espectral de Guillaume es alguien de varias caras: alguien que se presenta de una manera en el mundo social o profesional, y de otra parte adopta formas totalmente diferentes en la intimidad o en quien sabe qué oscuros mundos. Así, Guillaume ve un nuevo tipo de socialidad a partir de la dispersión de la identidad desde la década de los 60, lo cual hace que cada vez más las personas construyan múltiples facetas de si mismas. En una palabra la alteridad estaría ahora en el sujeto.

Ante las alucinaciones reales de Guillaume, Baudrillard se muestra algo escéptico y subrepticiamente pesimista, pues para él cuanto más liberado se está del cuerpo, de la identidad, del nombre, es probable que se caiga más rápidamente en una sobrecodificación espantosa o enajenante.

A modo de corolario y parafraseando a Baudrillard: si yo aparento ser otro, el otro también no es más que una apariencia. Entonces ¿qué y quienes somos pues?

1 Q’ara en aymara significa: pelado, sin vegetación, infértil. En una acepción más común sirve para designar peyorativamente a los no-indios, sean éstos mestizos pero sobretodo criollos; en este sentido q’ara quiere decir autoritario, descolorido, sin espíritu, aprovechador y/o mentiroso; cualidades atribuidas a los blancos y su herencia colonial.

(2) Elizabeth Peredo ha investigado esto desde la psicología social en un libro llamado Recoveras de los andes. Una aproximación a la identidad de la chola del mercado. Allí, concluye que la identidad chola está marcada por la contradicción entre el orgullo y la vergüenza, entre un querer transformarse y un querer continuar portando la vestimenta que la caracteriza. De este modo, la ambivalencia originaria de la identidad mestiza se transmite de generación en generación hasta hoy: el mestizo siempre fue muy “blanco” entre los indios y muy “indio” entre los blancos, lo que ha provocado que históricamente sea despreciado y visto con desconfianza, más aún en el caso de las mujeres. Esta problemática es, desde luego, mucho más compleja, y además tiende a cambiar desde hace tiempo por ser Bolivia un país típicamente indo-mestizo en proceso de transformación.
Sigue leyendo

No vamos a ser colonia yankee

Este video clip llego desde Bolivia hasta la red-acción de la radioperdida...el nombre de sus autores es ignoto pero eso no es lo importante.

No vamos a ser colonia yankee.

Sigue leyendo

lunes, 15 de octubre de 2007

12 de octubre 2007 Acción de Fisula Lotula en Barcelona

Ante la aparente ausencia de manifestaciones antifacistas, Fisula Lotula nuevamente nos sorprende saliendo a calle a hacer de las suyas.



Este 12 de octubre del año 2007 entre las 22 y las 0 hrs. el enigmatico Fisula Lotula realiza una serie de acciones e intervenciones en el espacio público. En el metro desde Universitat a Sagrada Famila, Fisula Lotula fue relatando Brevísima relación de la destrucción de las Indias, llegando a la Plaza de la Hispanidad (rebautizada como Plaça de la Revolta), donde Fisula estampó en la parte central de la plaza escritos de la Brevísima relación de la destrucción de las Indias, desplegando una gran y larga cinta negra como mancha de duelo no realizado, de luto. Luego en el metro nuevamente Fisula se hizo oir, esta vez fueron más los que escucharon, luego la acción llegó a la Plaza de Cristobal Colón en Barcelona, donde la placa donde está escrito el porqué del monumento: "Conmemoración del IV centenario del descubrimiento de América", fue sellada y borrada con una bandera negra, en luto y vergüenza. Lotula aseguró: "El fuego de las velas nos recuerdan que la memoria es un acto colectivo". Luego Fisula pegó sus mensajes y reflexiones en la tela que simbolizaba la pequeña conquista de Lotula. Mientras se relataba brevemente como se destruyeron Las Indias.


Sigue leyendo

Después del Pachakuti. Tiempo mitológico aymara y ciencia ficción.


Después del Pachakuti. Tiempo mitológico aymara y ciencia ficción

Por Anabel Gutiérrez León



Presentación.

En la contratapa de la novela De cuando en cuando Saturnina[1] de Alison Spedding (Belper, Inglaterra, 1962) se afirma que ésta es la “la primera novela de ciencia ficción originaria escrita en castellano andino, aymara y spanglish”.

La novela narra “la vida y milagros” de Saturnina Mamani Guarache, más conocida como la Satuka, navegadora espacial y activista política, que se hizo famosa a nivel interplanetario después de su temeraria participación en la destrucción de la luna marciana de Fobos (último reducto de supremacía blanca) en el 2079. Dos años más tarde, en 2081, Satuka reapareció en los medios y fue detenida en el Perú, identificada como cabecilla del “Comando Flora Tristán”, un grupo subversivo anarco feminista. La detención se produjo después de que el grupo, en un atentado terrorista, destruyera el recién restaurado templo de Coricancha, antiguo Templo del Sol incaico en Cusco.

Así pues, por medio de las delirantes aventuras de este personaje, se puede acceder al interior de un mundo que hasta entonces había permanecido vedado para ojos extranjeros: la historia del Qullasuyu Marka, conformado por la mayor parte de la ex-Bolivia y el departamento peruano de Puno.

Al mismo tiempo, en la novela es posible leer una reactualización de los mitos andinos prehispánicos en un contexto tan novedoso, como es la ciencia ficción.

Desde el año 2022, Bolivia ya no existe como país. Después de una serie de enfrentamientos bélicos de carácter racial, todos los q’aras (blancos) fueron expulsados o bien huyeron por sus propios medios a otros países, y el Qullasuyu Marka se declaró Zona Liberada. Tres años después de esta revolución andina, la Zona, que ya había destruido sus medios masivos de comunicación, decidió cerrar sus fronteras para centrarse en la reconstrucción del país y la recuperación de la forma de vida originaria, anterior a la colonización española: “¿has visto como han recuperado las técnicas de tejido? Superan a los mejores ejemplos arqueológicos” (Spedding: 124), comenta un personaje. Los únicos miembros del Qullasuyu que tienen acceso a traspasar su frontera y sólo a partir del año 2038, son los miembros del Sindicato[2] quienes además de ser conocidos por la alta calidad de sus servicios, lo son también por su marcado carácter separatista y por no establecer relaciones con nadie ajeno a su cultura.

En el Qullasuyo no existe gobierno como tal. En su lugar, como ocurría antes de la colonia, sus pilares sociales y políticos, se basan en la religiosidad y por tanto son los amawt’as (sacerdotes) quienes ostentan los puestos con mayor poder social. Tampoco cuenta con una moneda nacional y, salvo los UCU’s[3] para transacciones internacionales, el intercambio dentro de la Zona se basa en el trueque de productos y servicios. Ni la economía autárquica ni la ausencia de partidos políticos, burocracia o policía, tienen como resultado un mundo sin pliegues u oscuros recovecos.

De cuando en cuando Saturnina es una oportunidad única para mirar desde dentro cómo hubiera sido, aquello que una vez fue. Las entrañas de este utópico mundo retro-futurista, logran reflejar los ecos de un remoto pasado mítico, sobre un aún más remoto, futuro. Un arriesgado salto desde Los Andes hasta los Asteroides.


El tiempo mitológico

Según la concepción espacio temporal de la mitología andina, cada división temporal (o pacha) está circunscrita a un determinado espacio. Thérèse Bouysee[4], tomando como referencia a los cronistas del siglo XVI, habla de tres edades que conforman una cronología en la que se interrelacionan una serie de tiempos y lugares con caracterizaciones específicas.

La primera, es la Edad del Taypi que evoca la multiplicidad y diversidad conectando a los hombres con sus lugares de origen; y a los dioses con un centro primordial, el taypi. En este pacha existen dos fases: una primera de concentración, seguida por otra de dispersión espacial. Bouysee la relaciona con un microcosmos potencial, a partir de cual cobrarían sentido el espacio y el tiempo, en los que se irían conformando los diferentes grupos sociales.

Taypi es el lugar donde pueden convivir las diferencias; evoca el tiempo original en el que las distintas naciones –que quizá serían enemigas más tarde- surgían de un mismo centro, antes de reaparecer en sus lugares de origen propios y diferenciados. (Bouysee, 1987: 195).

En segundo lugar está la Edad de Puruma que hace referencia al ocaso: tierras desiertas, vírgenes, libres, salvajes, sin ley. “Se trata, ante todo, de un momento de luz difusa, como la que corresponde al anochecer, cuando oscurece el cielo” (Bouysee, 1987: 180). Según la versión de Guamán Poma, éste sería el tiempo en el que las cosas comienzan.

Si en el taypi se producía la unión o concentración en un centro; en el puruma se produce una división de lo que estuvo unido o era indiferenciado, una expansión hacia bordes difusos.

El tercer pacha, que es el que más interesa para la lectura De cuando en cuando Saturnina, es la edad del Awqa, o Pachakuti. Bertonio traduce awqa como “enemigo” y Pachakuti como “tiempo de las guerras”[5], aunque este último término tiene una acepción mucho más basta. Se refiere a todo aquello que es contrario, opuesto, que no puede estar junto ni coincidir, como el día y la noche o el agua y el fuego.

El pensamiento aymara ha encontrado dos caminos para reconciliar estos estados antagónicos: Uno, a través del encuentro, tinku; y otro, por medio de la alternancia, el kuti.

El tinku es el nombre de una pelea ritual entre dos bandos opuestos, y se puede expresar como el encuentro “de las dos mitades que componen cada grupo social, y el de la pareja hombre y mujer” (Bouysse y Harris: 30). Aunque tiene la apariencia de un combate guerrero, al ser un rito, su función es la de hacer una medición de fuerzas y restablecer el equilibrio, porque permite una coincidencia, un momento de unión simbólica.

Otra respuesta para la reconciliación de los elementos awqa es la alternancia, expresada en términos del kuti, que habla de un cambio de turno, de una vuelta completa. Para Bouysse “la idea central de este concepto es que cada elemento se alterna con su opuesto en un continuo contrapunto”(1987: 200). Pero el concepto de kuti, puede tener alcances bastante más amplios cuando se refiere a un vuelco total, una revolución; y si se está haciendo referencia a un pacha, una edad, se está hablando del Pachakuti, que en el glosario de la novela, está definido como “el mundo que se da la vuelta, fin de un mundo e inicio de otro nuevo” (Spedding: 331).

Las referencias de los cronistas andinos al Pachakuti, suelen evocar el mundo al revés. Cuando muere un Inka, por ejemplo, se produce un Pachakuti; o más rotundamente, cuando llegaron los españoles, el mundo andino se invirtió para dar lugar a la existencia de un orden completamente diferente.

La narración De cuando en cuando Saturnina se centra entre los años 2070 y 2086, pero también se cuenta con información de primera mano sobre la historia anterior a la constitución del Qullasuyu. La informante es la abuela de Satuka, Alcira Mamani, quien había luchado en la guerra de la liberación y por tanto había vivido los últimos días de la ex-Bolivia. Aunque la abuela lleva ya unos años muerta, su nieta tiene las habilidades para comunicarse con ella a través de unas sesiones de ch’amakani[6] .

Cuenta la abuela las medidas que llegaron con el nuevo Pachakuti el año 2022: institucionalización de una economía autárquica basada en el trueque de productos y servicios, destrucción de los medios de comunicación, abolición del gobierno y la policía, etc. Un nuevo orden suplantaría al que hasta entonces había regido en ese mismo territorio. El mundo volvió a darse la vuelta o, como la misma abuela asegura,“¡qué normal! Ya no iba a haber normal nunca más, a lo menos normal como era antes” (Spedding: 28).

A diferencia de la concepción lineal del tiempo occidental, en la cosmovisión aymara el tiempo es circular. Todo retorna. Así como los animales, las plantas y la naturaleza son cíclicos, las culturas también tienen un ciclo. El Pachakuti es la demostración de esta categoría temporal. El pasado está delante porque es lo conocido, lo ya visto; en cambio el futuro, que es algo que no se ve, está detrás.

En la estructura de la novela pueden entreverse estos diferentes pachas. Además del secuencia narrativa desde el primer(S1) al último(S34) capítulo, que se rige según el orden de las entrevistas a las informantes; se ofrece una secuencia alternativa, conformada a partir de la cronología de los hechos narrados. Este segundo orden, tiene dos partes: la primera(P) cuenta los acontecimientos históricos del pasado: cómo y por qué fue la guerra de la liberación. Y la segunda parte(T) de esta misma secuencia, que aglutina los hechos del presente narrativo de la novela, sigue cronológicamente los acontecimientos desde que Fortunata, la informante principal de la novela, conoce a Satuka, la protagonista.

En la primera parte de la secuencia, estarían condensadas la edad del taypi, del puruma y el inicio de la edad awqa, hasta el anuncio del Pachakuti, que será contado ampliamente en la segunda.

Se puede identificar el taypi a lo que la novela llama el q’ara timpu, un tiempo anterior a la Liberación, gobernado según las formas y leyes de los blancos, aquellas que rigen el mundo occidental y fueron impuestas tras la colonización.

De cuando en cuando Saturnina hace una breve descripción sobre cómo convivían, en un mismo espacio, la extinta Bolivia y las diferentes naciones que después irían a separarse. Tomando en cuenta el presente de la novela, este tiempo puede ser considerado como el del origen del orden que se instaurará después en el Qullasuyu; en tanto, un largo principio, en el que la convivencia de espacios y tiempos diversos condensados incómodamente en un mismo centro (Bolivia), daría lugar a la germinación y reproducción de las condiciones que más tarde provocarían la fuerza motora de la revolución andina.

La consecuencia es una sangrienta serie de enfrentamientos bélicos entre indios y blancos: la edad del Puruma, un pacha salvaje, sin ley. Un tiempo en el que se dividirá y expandirá en el espacio lo que antes estuvo junto. Cuando los grupos de indígenas subversivos derrotan a la defensa del gobierno y comienzan a tomar los puntos estratégicos del país, los q’aras, viendo que ya no podrían detener el avance de las fuerzas indígenas, huyen despavoridos fuera de las fronteras de lo que se constituiría como la Zona Liberada. Dentro de esas mismas fronteras, “[e]l Andrés Chuquimamani, el que sería el primer Willkaqamani, estaba en el acto de arrancar vivo el corazón del coronel y comérselo crudo” mientras tanto, otro grupo “pintados de sangre entraron a Cochabamba, con las cabezas de todos los oficiales alzados en palos” (Spedding: 27).

Como en el tinku, las dos fuerzas antagónicas se miden en un enfrentamiento cuerpo a cuerpo, cuya pretensión es restablecer el equilibrio social perdido, ya manifestado en el Puruma. Como cualquier combate, no se puede entender el tinku sin muertos o heridos, porque son justamente los golpes recibidos por cada contraparte los que permiten una regulación de las tensiones internas a cada grupo; además, “a través de esta oposición con un contrario se logra que la identidad pueda ser físicamente expresada, cambiada y transformada” (Bouysee, 1987:199).

Así pues, quienes permanecen en el Qullasuyu, reafirman su identidad aymara, redefinen un nuevo orden interno que tiene que ver no sólo con la recuperación de ritos, creencias y costumbres ancestrales, sino también con la organización política, social y económica dentro del territorio de la ex-Bolivia; al igual que todos los que huyen, reafirman su identidad y modo de vida occidentales, posteriores a la colonia y anteriores a la guerra de la liberación, como cuenta la abuela Alcira desde el mundo de los muertos.

Una vez enfrentados los dos elementos awqa en el tinku con la consecuente redefinición y transformación de identidades, se da lugar a la alternancia que es otra respuesta de la cosmovisión andina a la reconciliación de contrarios. Entonces se puede producir el Pachakuti: el mundo da un vuelco. La revolución transforma el orden establecido e instaura uno nuevo. Se redefinen los papeles de cada mitad, de manera que el retorno de un antiguo orden de cosas sea posible. El tiempo cíclico vuelve a expresarse con el cambio de turno.

Recordemos que ya se había ingresado a la edad del Awqa, un tiempo en el que los contrarios no pueden permanecer unidos. Después del enfrentamiento, si la medición de fuerzas favorece una reasignación de posiciones, los bandos contrarios se alternan. Esto ocurre en la novela. La segunda parte de la secuencia alternativa ofrece la descripción de ese mundo al revés.

Poco antes del final de la guerra de la liberación, hay una escena que puede resultar muy gráfica de la inversión del orden de cosas. Los personajes están hablando de una muralla construida en la ciudad de El Alto, considerada monumento de la Liberación:

La muralla de la fosa dicen que lo hicieron construir en plena guerra, después de la toma del Parlamento. Sus albañiles eran puros diputados y altos mandos del Ejército, de la policía (…) y una vez terminado el trabajo el primer Willkaqamani les hizo arrodillarse, caras al este, al amanecer, y en tanto que el sol despuntaba tras el Illimani los wilancharon (sacrificar cortando la garganta, extrayendo el corazón y regando sangre a la tierra –trad. Glosario, 338) todos en uno. Regaron el muro con su sangre y tiraron los cadáveres adentro. (Spedding: 23).

Ministros, diputados y jefes de policía, quienes antes dirigían el país, ahora hacen de albañiles para los indios sublevados, los mismos que según el desplazado orden de cosas, habrían ocupado aquél puesto; y a partir del cambio de turno, están en una posición de poder. El sacerdote del sol o Willkaqamani, es el máximo cargo en la nueva sociedad, cuya identidad también se refleja en la reasignación de roles sociales.

Como se describe en las crónicas del descubrimiento de América, los sacerdotes o guías espirituales eran los intermediarios entre el mundo de los vivos y el mundo de los muertos, a la vez que interlocutores de los dioses. “Sus indudables conocimientos por encima del resto del pueblo le deparan un prestigio y el consiguiente poder terrenal o político” indica Ricardo Montes (Montes y Mengual: 17); por lo cual también ejercían como ayudantes del soberano en todas las celebraciones.

En la Zona “no tenemos gobierno, cada gremio se ocupa de su negocio y listo”(Spedding: 124), dice una de las informantes de la novela. Sin embargo es el gremio de los amawt’as “el que se ocupa del culto y del bienestar espiritual” (Spedding: 108), el que también ostenta el poder político.

[S]i no hay Estado ni Iglesia, tampoco puede haber separación entre ellos (…). Y como no hay evento que no empiece con al menos unas gotas de ch’alla, y toda una wilancha si es un evento importante, siempre están presentes en todo lo que hacen los demás. (Spedding: 126).

Una sociedad como la aymara, construida sobre la base de una cosmovisión religiosa, estará dirigida por los mismos encargados de los oficios del culto. La ch’alla, por ejemplo, que es un “[r]ito aymara destinado a rendir culto a la diosa tierra, arrojando al suelo parte de la bebida alcohólica” (Montes y Mengual: 99), precede cualquier evento importante en el Qullasuyu Marka. Y sólo los amawt’as están autorizados para dirigir las actividades rituales.

Otro de los motivos que confieren poder y respeto a los amawt’as es la exclusividad que tienen en el manejo de las artes mágicas, o el ejercicio como ch’amakani, definido, en el glosario de la novela “literalmente, [como] dueño de la oscuridad; espiritista, que llama y hace hablar a los ánimos de los vivos, las almas de los muertos, los espíritus de los cerros, ríos, y a cuánto ser espiritual se deseé consultar” (Spedding: 323). Como dice la madre de Satuka en la novela, dentro del Qullasuyu, “[l]a gente común tiene miedo de lo que les pueda hacer un amawt’a” (Spedding: 211).

En el mismo territorio donde una vez existió un país llamado Bolivia, donde convivían -no sin roces- modos de vida propios de occidente, junto con los de diferentes comunidades indígenas, no totalmente asimiladas a ese estilo; después de la revolución aymara, la cosmovisión que ordena la vida cotidiana, cambia completamente. Los que antes habían estado abajo, ahora están arriba, y viceversa. Otros líderes, otros dioses, otro modo de conducirse sobre un mismo espacio.

El poder

Satuka pertenecía al gremio del Sindicato por lo que su competencia se debería limitar a la navegación espacial; pero como de joven había sido tocada por el rayo[7], poseía el don que le permitía comunicarse con dioses y ánimos de personas muertas o vivas; pero al haberse negado a ingresar en el gremio amawt’a, el uso de estas habilidades, ejercidas ilícitamente para comunicarse con su abuela, la convertían en una seria amenaza frente al poder.

Afirma rotundamente la protagonista, que en la Zona “el control policiaco” (…), depende de los amawt’as. No es para nada que la única cárcel que hay depende de ellos [sic]”(Spedding: 107), quienes aprovechan el primer pretexto para encerrar a Satuka en Chonchocoro[8], la única cárcel existente en el Qullasuyu.

Después del atentado que destruyó el templo de Coricancha en Cuzco, identificaron a Satuka como una de las cabecillas del Comando Flora Tristán, causante de la explosión. La comunidad internacional inmediatamente acusó a la Zona de promover acciones subversivas y le impusieron un bloqueo económico que le impedía la adquisición de repuestos automovilísticos; lo que se convirtió en la excusa oficial para encarcelar a Satuka. Bajo este delito se escondía el verdadero motivo de su encierro: la posesión ilegal del cráneo de su abuela quien, al ser ch’aman tayka[9], debería estar en Tiawuanaku residencia de los amawt’as.

Para solucionar el difícil problema en el que se había metido, Satuka recurre indistintamente a sus habilidades informáticas y mágicas. Gracias a las primeras, consigue que se levante el embargo económico impuesto al Qullasuyu. Paralelamente, la abuela Alcira, desde Manqha Pacha[10], interviene tanto directa como indirectamente a favor de su nieta, hasta conseguir entre ambas, la libertad.

Los pueblos andinos, tradicionalmente se formaban a partir de una autoridad dual que reflejaba el espacio socioeconómico “constituido por dos parcialidades complementarias” (Choque Canqui: 62): el Urqusuyu simbolizado por el varón y donde están localizadas las divinidades tutelares como los achachilas y apus; y el Umasuyu, simbolizado por la mujer y espacio donde se localiza la Pachamama.

En el plano simbólico, estas mitades espaciales, están representadas por otra pareja dual, Manqhasaya, que es “la mitad ‘de abajo’, cuyo jefe se sienta al lado izquierdo y aparte de gobernar su mitad, se ocupa de asuntos rituales al interior del grupo” (Spedding: 329), y que en la novela podría identificársela con el gremio de los Amawt’as. La mitad ‘de arriba’, es Alaasaya, “cuyo jefe tenía superioridad formal, ocupando el lado derecho en las ocasiones públicas, y aparte de gobernar su propia mitad, se ocupaba de las relaciones exteriores de todo el grupo” (Spedding: 321), representada a su vez por el Sindicato, cuyos miembros, además de pasar la mayor parte del tiempo, más cerca de las estrellas que de la tierra, son los únicos que se relacionan –en tanto miembros del Qullasuyu- con personas que no pertenecen a su misma cultura.

Satuka habría estado habitando paralelamente estas dos mitades antagónicas, que tienen como función complementarse; y cuya reunión –posible sólo en el taypi- procura una “concentración de fuerzas” (Bouysse, 1987: 195), que esta astuta navegante interespacial usó para desmantelar ambas partes.

Para luchar contra el racismo y el imperialismo machista, occidental o indígena, Satuka transita tan libremente entre las estrellas, como entre el mundo de los vivos y el de los muertos. La brujería, la piratería informática, las bombas explosivas o los espíritus de los cerros. Cualquier arma es útil en sus manos.

Satuka no ignora que en la Zona el tiempo transcurre de forma cíclica: el pasado, “tiempo inmemorial” (Yanapara 224), estará adelante, reclamando siempre la memoria. Otro Pachakuti, en el que las mujeres quedan arriba, podría ser posible.

Bibliografía.

Alonso Sagaseta, Alicia (1988): El espacio funerario en las culturas andina: un estudio arqueológico y etnohistórico. Madrid: Editorial Complutense.

Bajo, Ricardo (2004). “Alison Spedding presenta este miércoles en el Musef la tercera parte de su trilogía, De cuando en cuando Saturnina. Una historia de ciencia ficción. Bolivia no existe y ha sido sustituida por un régimen arcaicista, racista y sanguinario”. (Entrevista a Alison Spedding). En: Fondo Negro. Periódico La Prensa. La Paz, 27 de junio.

Bouysse Cassagne, Thérèse (1987): La identidad aymara. La Paz: Hisbol.

Bouysse Cassagne, Thérèse/ Harris, Olivia (1987): “Pacha: en torno al pensamiento aymara”. En: Bouysse Cassagne Thérèse (Ed.): Tres reflexiones sobre el pensamiento andino. La Paz: Hisbol, 1987.

Choque Canqui, Roberto (1992): “Historia”. En: Van der Berg, Hans/ Schiffers, Norbert (comp.): La cosmovisión aymara. La Paz: Hisbol.

Mejía Huaman, Mario (1999): TEQSE. La cosmovisión y las categorías quechuas como fundamentos para una filosofía peruana y de América Andina. Lima: Universidad Ricardo Palma.

Montes Bérnandez, Ricardo/ Mengual Roca, Esmeralda (1992): Mitos y rituales de la América Prehispánica. Murcia: Colección Carabelas.

Oblitas, Mónica. “El acecho del kari kari”. En: Revista Oh! Periódico Los Tiempos, s/f.

Paz Soldán, Edmundo (2006). “Spedding, Sepdding”. En: Tendencias. Periódico La Razón. La Paz, 22 de enero.

Scharm, Raimund (1992): “Ist’apxam! Escuchen! Tradiciones musical y oral aymaras”. En: Van der Berg, Hans/ Schiffers, Norbert (comp.): La cosmovisión aymara. La Paz: Hisbol.

Spedding, Alison (2004). De cuando en cuando Saturnina / Saturnina from time to time. La Paz: Mama Huaco.

Van der Berg, Hans/ Schiffers, Norbert (comp.) (1992): La cosmovisión aymara. La Paz: Hisbol.

Yanapara, Simón (1992). “La sociedad aymara y estructuras sociales de los Andes”. En: Van der Berg, Hans/ Schiffers, Norbert (comp.): La cosmovisión aymara. La Paz: Hisbol.





--------------------------------------------------------------------------------


[1] Editorial Mama Huaco: La Paz, 2004.

[2] Nombre coloquial que se le da al SEAACQpcl (Space Engineering and Applied Astronomy Corporation “Qullasuyu” plc. Spedding, 2004: v.

[3] Unidad Crediticia Universal, el dinero electrónico (Glosario, pag. 336)


[4] La Paz: Hisbol, 1987.

[5] Citado por Bouysse. Pag. 192.

[6] Literalmente, dueño de la oscuridad; espiritista, que llama y hace hablar a los ánimos de los vivos, las almas de los muertos, los espíritus de los cerros, ríos, y a cuánto ser espiritual se desee consultar. (Spedding,: 323).

[7] Según la mitología andina “todas las creencias que acompañan a los tocados por el rayo los designan como seres fronterizos, y es muy probable que de esta situación liminal provengan sus poderes para comunicarse con los muertos”. Bouysse, 1987: 187.

[8] Cárcel de máxima seguridad existente en Bolivia.

[9] Madre poderosa; que combatió en la Liberación de Qullasuyu Marka. Spedding, 2004: 323 (glosario).

[10] La tierra de abajo en la que entre otros habitantes están los muertos. El Manqha Pahca, junto al Alax Pacha (la tierra de arriba, donde habitan los achachilas y cuerpos celestes) y el Aka Pacha (el mundo de aquí y de ahora, donde moran los seres vivos y sobre el cual ejercen su influencia los otros dos mundos), representan los tres pachas que conforman la división espacial del tiempo aymara. Sigue leyendo

miércoles, 10 de octubre de 2007

Magia POP! II Parte (Grant Morrison)



SEGUNDA PARTE

Antes de entrar en el tema de la magia avanzada de los sigilos me gustaría aclarar un par de puntos.

He notados que algunos lectores suelen contraer convulsiones de risitas nerviosas cada vez que menciono la palabra "masturbación" ( y no es sorpresa; es una de las cosas que a nadie le gusta admitir).
Pues bien, me temo que hay más risitas nerviosas acechando, ya que vamos a tratar el tema una última vez para alivio de los que se sientan avergonzados con este tópico.

La masturbación es solo uno de los incontables métodos que puedes utilizar para llevar a tu parloteo mental a un punto muerto y en ese preciso momento lanzar un sigilo. Sugiero la masturbación porque soy bondadoso, porque es conveniente y porque es divertido para la mayoría de nosotros.

De cualquier manera.. uno no cambia el universo simplemente masturbándose (cuéntaselo a los millones de espermas que luchan por su vida y el futuro de las especies en un Kleenex arrugado). Si eso fuera cierto, cualquier vaga fantasía que tuviéramos en nuestras cabezas en el momento del orgasmo se haría realidad en unos meses. La intención es lo que marca la diferencia.

Olvida la paja por un momento (si puedes) y recuerda que el sigilo es, en este caso, la parte importante de la magia. El momento del orgasmo limpiara tu mente, eso es todo. Hay otras numerosas formas de vaciar tu mente y puedes usar cualquiera de ellas. Bailar o girar hasta la extenuación es muy efectivo. La meditación es efectiva pero toma años aprenderla adecuadamente. El miedo y el shock son muy buenos para cargar sigilos, por lo que puedes mirar una película de terror y lanzar un sigilo en el momento en que la cabeza del héroe cae escaleras abajo al regazo de su novia. Una carrera alrededor de un edificio cogiendo un sigilo puede ser suficiente para cargarlo.

Los hijos de fundamentalistas cristianos u otros jóvenes navegando este sitio desafiando la insistencia de sus padres acerca de la verdad literal de una serie de historias folklóricas escritas hace miles años atrás en el Oriente Medio, pueden encontrar difícil masturbarse afrontando las reglas estrictas de la Biblia acerca de que derramar semen en tierra pedregosa está prohibido(afortunadas las chicas! A pesar de su prudente adición de un clítoris a la costilla viviente de Adán Dios aparentemente ha pasado por alto el potencial de la masturbación femenina y se le olvidó prohibirla). Si algo como esto te perturba entonces te sugiero intente algo alternativo para lograr poner su mente en blanco el tiempo que necesites.

Intenta lanzar tu sigilo mientras realizas puenting, quizás, o sentado desnudo en tu cementerio local por la noche. O baila hasta desfallecer. Lo importante es encontrar tu propio/mejor método para detener el dialogo interior el tiempo suficiente para lanzar un ferozmente visualizado, ardientemente ultravioleta sigilo en ese momento. Los estados de extenuación siguientes a cualquier excitación o privación extrema son ideales.

Y si experimentas y sigues teniendo problemas con los sigilos, intenta alguno de los otros ejercicios para principiantes por un tiempo. He conocido a un par de personas que me han contado que ellos no pueden hacer funcionar sigilos por lo que quizás haya unos cuantos de vosotros por ahí que realmente tienen problemas en este área en particular. Mala suerte, pero no quiere decir que no haya magia con la que puedas jugar. Yo no podía tocar "twinkle twinkle pequeña estrella..." con un clarinete pero puedo tocar la guitarra lo suficientemente bien para haber escrito cientos de fabulosas canciones. ¿Si me atranco con el clarinete y no me lleva a ningún sitio significa que no hay tal cosa como la música? ¿O simplemente indicaría que tengo una actitud para tocar la guitarra la cual parece que no puede replicar usando un clarinete? Si quiero hacer música uso el instrumento con el que estoy mas confortable y lo logro. Lo mismo es cierto para la práctica mágica. No te agobies con ella. Esto no es sobre defender un sistema de creencias, esto es sobre como producir resultados.

Usa únicamente lo que funciona.



ELIMINACIÓN DE SIGILOS

Algunas personas guardan sus sigilos, otros los eliminan en un elemento apropiado para la intención del mago (Yo he quemado, enterrado, tirado y roto sigilos al viento, dependiendo de como me he sentido hacia ellos. Los sigilos de amor van al agua, tirados por el vater o arrojados a ríos o hervidos. Los sigilos-de-guerra fueron quemados, etc... Algunos de mis sigilos todavía están alrededor porque he decidido que son de quemado-lento y merece la pena guardarlos. Algunos incluso están en proceso de impresión. Haz lo que sientas correcto y produzca resultados).

El papel viejo y las tiras pueden ser fácilmente eliminadas en el bolso de tu madre o en el bolsillo del impermeable de tu padre.



SIGILOS VÍRICOS

Los sigilos víricos también conocidos como marca o logo no son una innovación reciente (ver "Cristiandad", "los Nazis" y cualquier bandera de cualquier nación) pero se han convertido en un ineludible fenómeno mundial en los últimos años. Es fácil ver al movimiento Nazi como el momento final del pensamiento Imperial; los brutales visionarios todavía pensaban que la dominación mundial significa saltar sobre el "enemigo" y tomar su estado real. Si solo hubieran tenido el alcance para ver que la dominación mundial no tiene nada que ver con la bulla y mucho que ver con los medios habrían anticipado los métodos encubiertamente violentos de las corporaciones y los hubieran combinado con su indudable sentido del diseño; los artistas renegados que maquinaron el Tercer Reich pudieron haber creado la primera supemarca global del siglo XX y perdonado la vida de muchos potenciales consumidores. Los Arcos Dorados de MacDonald's, El murmullo de Nike y el autógrafo de Virgin son todos sigilos víricos corporativos.

Los sigilos corporativos son súper-replicantes. Atacan el espacio imaginativo no-marcado. Invaden la Plaza Roja, infestan las serpenteantes calles del Tíbet, se graban a si mismos en estilos de peinado. Se replican a lo largo de la ropa, convirtiendo a la gente en vallas publicitarias. Son una poderosa innovación en la historia de la magia de los sigilos, que data del primer bisonte dibujado en la primera pared de una cueva.

El logo o marca, como cualquier sigilo, es una condensación, una invocación comprimida, simbólica del mundo del deseo el cual la corporación intenta representar. El logo es el único signo visible de la inteligencia corporativa detrás de él. Walt Disney murió hace tiempo pero su sigilo, esa firma familiar, caricaturizada, persiste, arrastrando su vasta carga de contenidos, asociaciones, nostalgia y significado. La gente nace y crece para convertirse en ejecutivos Disney, utilizando la jerga y el credo de una entidad viviente corporativa. Walt Disney, el hombre, está muerto hace tiempo y congelado (o eso dicen las leyendas urbanas) pero Disney, el inmenso, invisible egregor corporativo persiste.

Las entidades corporativas valen la pena ser estudiadas y pueden enseñar al mago observador mucho sobre lo que realmente significa cuando usamos la palabra "magia". Ellas y otras especie de fantasmas gobiernan el mundo del joven siglo XXI. Piensa un buen rato sobre porqué el espíritu de Coca-Cola es más fuerte que el de Dr.Pepper (¿que complejo de ideas, deseos y deficiencias el logo de Coca-Cola ha logrado condensar en dos palabras, dos colores, llevando el concepto de 1984 de Orwell de la Neo-lengua a su conclusión lógica?). Mira los hábitos de los grandes predadores corporativos del mundo como Fox, Microsoft, o AOL Time Warner. Sigue sus movimientos a lo largo del tiempo, observa sus hábitos alimenticios y métodos predatorios, monitora sus comportamientos repetitivos y nota como reaccionan ante el cambio y la novedad. Aprende como imitarlos, roba sus estrategias exitosas y úsalas para ti mismo. Forma tu propia compañía limitada o corporación; es realmente fácil hacerlo con algo de papeleo y una pequeña cantidad de dinero. Crea tu propia marca, tu propio logo y mira como de rápido puedes extenderla y como de rápido puedes interactuar con otras entidades corporativas.

Construye tu propio dios y suéltalo.



HIPERSIGILOS

El "hipersigilo" o "supersigilo" desarrolla el concepto de sigilo más alla de la imagen estática e incorpora elementos como la caracterización, el drama y el argumento. El hipersigilo es un sigilo extendido a lo largo de las cuatro dimensiones. Mi propia novela gráfica "Los invisibles" fue un sigilo de seis años en la forma de una historia de aventuras oculta la cual consumió y recreo mi vida durante el periodo de su composición y ejecución. El hipersigilo es un método poderosamente inmenso y algunas veces peligroso para alterar la realidad de acuerdo a la intención. Los resultados pueden ser chocantes y remarcables.

Después de familiarizarte con el método tradicional de sigilo, ve si puedes crear tu propio hipersigilo. El hipersigilo puede tomar la forma de un poema, una historia, una canción, una danza o cualquier otra actividad artística extendida que quieras probar. Esta es una tecnología recientemente desarrollada por lo que los parámetros permanecen por explorar. Es importante llegar a ser profundamente absorbido en el hipersigilo conforme se despliega , esto requiere una gran capacidad de absorción y concentración (lo que te puede llevar a la obsesión pero ¿y que? siempre puedes "desterrar" al final) como la mayoría de los trabajos artísticos. El hipersigilo es un modelo en miniatura dinámico del universo del mago, un holograma, microcosmos o "muñeco vudú" que puede ser manipulado en tiempo real para producir cambios en el ambiente macrocósmico de la vida "real"



MAGIA APLICADA

Se trata de hacer que pasen cosas y de realizar experimentos. En pro de estos propósitos no necesitamos saber CÓMO trabaja la magia

Tan sólo lo hace. Esto lo comprobamos practicándola, registrando los resultados y compartiendo nuestra información con otros magos.

La magia teórica son todas esas ideas alocadas que intentan explicar qué está ocurriendo. La magia aplicada es cuando las cosas ocurren.



EL REGISTRO MÁGICO

Siempre lleve un diario de sus experimentos. Es fácil olvidarse de detalles de nuestros trabajos o pequeñas pero interesantes sincronicidades y correspondencias. Tome nota de todo, desde la intención hasta el realización. Tome nota de las fechas, horas, los estados de ánimo, los éxitos. Y los fracasos.

Estudiese USTED MISMO de la misma forma en que un cazador estudia su presa. Explote sus debilidades para crear cambios deseados dentro de usted mismo.



DESTERRANDO

Desterrar es una forma de preparar un área para el uso ritual. Hay una gran cantidad elaborados rituales de destierros disponibles, extendiéndose a través de un espectro lleno de pomposidad. Compare el desterrar como la instalación de un software antivirus. Desterrar es algo así como una vacunación en contra de luna infección proveniente del Más Allá.

La mayoría de los destierros están dirigidos a rodear al mago de un escudo impenetrable de voluntad. Esto usualmente toma la forma de los poderes elementales en los cuatro puntos cardinales de la brújula. A algunos les gusta visualizarse a sí mismos rodeados de columnas de luz o por cuatro ángeles. Cualquier imagen protectora puede ser útil - naves espaciales, superhéroes, monjes, guerreros, etc. Yo generalmente visualizo una burbuja resplandeciente todo a mi alrededor.


¿POR QUÉ LA NECESIDAD DE PROTECCIÓN?

Recuerde que usted puede abrir alguna parte de usted mismo para una oleada de información proveniente de unas, poco común y aparentemente externas fuentes.

Si usted practica magia ceremonial e intenta convocar formas divinas o espíritus,
indudablemente ocurrirán cosas. Sus bases serán puestas a prueba. Existe siempre el peligro de obsesión y locura. A medida que su trabajo mágico progrese, usted será forzado a confrontar sus más oscuros, profundos miedos y deseos. En esta situación no es difícil asustarse o volverse el paranoico o estúpido. Permanezca flexible, no se aferre a ninguna una autoimagen y mantenga el sentido del humor en todo momento.

Desterrar le recuerda a uno que no importa cuántas son los dioses con los que usted habla, de todas formas tiene uno que continuar yendo al baño a hacer sus necesidades o hacerse la comida y hablar con la gente sin asustarla.

Cuando usted haya completado cualquier trabajo mágico, conéctese a tierra con una buena risa, una buena comida, uno bun polvo, una salida a correr o cualquier otra cosa. Esto lo conecta a uno con el mundo real.
Desterrar luego de un ritual lo descomprime a uno del ritual trayéndolo al mundo de la realidad consensual.
De las facturas , paradas de autobús y satisfacción en el trabajo. El trabajo del mago no es perderse en el más allá sino traer a nuestro regreso los tesoros que allí se encuentran para sacarles provecho aquí, de éste lado.

Usted ahora tiene a su disposición las técnicas básicas de la magia práctica.
Ahora es el momento de salir y hacer estragos.

Traducido por Kaosmos Sigue leyendo

lunes, 8 de octubre de 2007

Panacea phantastica (Arte, Coca y Cocaína)





2 Premio Nacional de Crítica

P A N A C E A P H A N T A S T I C A

Saturno Santos

Extraído de la web
http://premionalcritica.uniandes.edu.co/ens2007/ensayo_028.pdf.




P A N A C E A P H A N T A S T I C A

“Todo fruto de nuestro trabajo ó de nuestra pereza, parece participar de un sistema de evolución propio de otro clima y de otro paisaje”
Sergio Buarque de Hollanda

Desde sus inicios en la década de 1970 el tráfico de drogas define en buena medida la realidad colombiana, afectando su economía, su política exterior, su cultura y su vida cotidiana. Mientras escritores y cineastas han tratado el tema de forma abundante, en el medio artístico la reacción ha sido lenta y tardía. Sólo en la última década, artistas, críticos y curadores han empezado a ocuparse del problema de una forma articulada. Los proyectos curatoriales y textos de José Ignacio RocaFlora Necrológica 1 yBotánica Política, 2 los dibujos con hojas de coca y billetes de dólar de Miguel Ángel Rojas 3 , las fotografías de Juan Fernando Herrán 4 , el proyecto Colombia land de Nadín Ospina 5 , algunas vídeo instalaciones de José Alejandro Restrepo y trabajos de Fernando Arias, han estado encaminados a cuestionar los estereotipos de barbarie y exotismo que se atribuyen al país y a enseńar la manipulación económica y política de la guerra contra las drogas. Estas actuaciones comparten la sensibilidad política que impregna el arte global desde la última década, surgida a partir de la serie de levantamientos y protestas mundiales contra el capitalismo y la globalización, que se inician simbólicamente el 18 de junio de 1999 ­el llamado 18J­ con elCarnaval contra el Capitalcelebrado en los centros financieros de Londres y otras ciudades europeas, y con el gigantesco Festival de la Resistencia en la clausura del encuentro de la OMC en Seattle a fines del mismo ańo. 6 El grupo de artistas anteriormente mencionado – Arias, Herrán, Ospina, Restrepo, Rojas ­ viene siendo consolidado por creadores más jóvenes que ofrecen nuevos puntos de vista sobre el tema, como Fabián Montenegro, Leonardo Herrera y especialmente Wilson Díaz, de quién nos ocuparemos en estas páginas.


Con un trabajo cercano al de artistas post latinoamericanos como Santiago Sierra, Gabriel Orozco, Meyer Vaisman, Hernández­Diez y el ya mencionado Nadin Ospina, Díaz presenta propuestas osadas, que desafían desde la burla y la ironía, la lógica de la modernidad y de la acumulación capitalista, aplicadas a lo que podríamos llamar la “geopolítica de la coca.


”EL JARDINERO FIEL “
"La idea se convierte en una máquina que produce arte”
Sol Le Witt (1965)

En el ańo 2000 Díaz es invitado al taller internacional de artistas Watamula, en Curazao, en el que presentó el siguiente performance:"Recolecté 30 semillas de coca en Colombia y las tragué el día de mi viaje. Luego las defequé en una huerta en Curazao y las regué. Para los organizadores fue lo peor que les podía pasar: que un colombiano les llevara coca en el estómago". 8 Este gesto alude al problema de las “mulas” y es a la vez un acto político. Como marginal/ criminal/ héroe, el artista engulle la planta prohibida para crear y para seńalar, en un gesto ético/escatológico el absurdo de la persecución punitiva a una especie botánica. El artista es el cuerpo del delito. Un agitador y un fertilizador. No se trata de llevar en su estómago drogas empacadas en dedos de guantes quirúrgicos. La obra terminada es eyección, materia muerta, excremento y semilla, espora de la vida latente. El artista es diáspora física y sobre la coca declara: "Es una planta espectacular, de un verde intenso y estéticamente bella. La naturaleza es bella" . En Merde d`Artiste (1961) Piero Manzoni vendió 90 cajas de sus propios excrementos, cuyo precio era establecido por su peso en oro. Díaz no es indiferente al comentario irónico de Manzoni, a su ecuación que iguala y reduce la creatividad a un valor económico y que compara, como lo hicieran los alquimistas, a los excrementos con el oro. Por otra parte a Díaz no le son ajenas las puestas en escena de la naturaleza, la materia, la energía y el cuerpo que ocuparon a los “artistas de la tierra” y del Body Art de fines de los ańos 60 y 70 –Long, Mendieta, Oppenheim­ y comparte similares preocupaciones por la vida y la creación de una manera cruda El término fue acuńado por Elizabeth Armstrong y Víctor Zamudio­Taylor para nombrar el arte de la región en ańos recientes, caracterizado por las tensiones provocadas por la globalización. Intuitivamente sabe, siguiendo a Nietzche que “el cuerpo es una gran razón, una pluralidad dotada de un único sentido, una guerra y una paz, un rebańo y un pastor.”


OPERACIÓN EMPERADOR
Algunos museos o revistas al armar una exposición con latinoamericanos les pedirán que sean real-­maravillosos, otros barrocos, otros violentos, o representativos de alguna ilegalidad, o que se parezcan a los chicanos o a los ‘latinos’”seńalaba en 2002 Néstor García Canclini. En la página web de E­flux, que alberga al proyecto DO IT de Hans­Ulrich Obrist, Díaz publicó el texto Cómo obtener un kilogramo de cocaína de alta calidad en veinte pasos (con la mejor economía de materiales), poniendo en circulación una información que se considera tabú. El artista hace pública la receta mágica que convierte 60 arrobas de hoja de coca en un kilogramo de un poderoso bio­estimulante cuya tenencia y uso es un delito en casi todos los países del mundo, incluyendo a Irán donde es castigado con la pena de muerte. De nuevo Díaz fabrica un escenario polémico para plantear una cuestión política: Dónde se sitúa la maldad – y la responsabilidad­ en el problema de las drogas? En la siembra? En la venta? En el consumo? , como Manzoni, parece estar interesado en la posibilidad del artista de producir riqueza a través de la descomposición. El problema alquímico de Manzoni –la conversión de heces en oro­ se vuelve un proceso químico: La transformación de hojas vegetales en dinero. Sin escapar al hecho fundamental que seńalaMerde d`Artiste:Es el mercado –del arte, de las drogas­ el que fijando los precios, tiene el poder mágico de convertir los excrementos en oro y los alcaloides en dinero. En mayo del 2006 en la galería Good Man Duarte de Bogotá, Díaz presentó The gardener(2005) un grupo de 11 fotografías de jardines de la ciudad de Cali, donde aparecen setos de hoja de coca, utilizada en esa ciudad como planta ornamental. Incluso una de las imágenes fue tomada en una casa vecina a la tercera división del Ejército Nacional. Junto a estos registros Díaz colocó un dibujo del presidente Álvaro Uribe arrancando una planta de coca, titulado ‘Uribe, el erradicador’. Según Díaz"Para el dibujo me basé en la foto de un periódico donde el Presidente arranca una mata en La Macarena. Esta obra es una metáfora de la problemática colombiana. Es seńalar una ironía: el Presidente arranca la coca y en Cali se ha vuelto planta de jardín".
Es necesario explicar el contexto político del momento para entender la intervención de Díaz. Un aspecto clave del Plan Patriota consistió en quebrar la economía de las drogas de las FARC. En palabras del Director de la Policía “quitarle la chequera a la guerrilla”. A inicios del 2005 y como parte de la Operación Emperador se dio inició a las fumigaciones aéreas de los cultivos de coca en algunos parques naturales. Las fuertes críticas y en especial las presiones internacionales forzaron al gobierno a detener estas aspersiones. Como respuesta el 19 de enero de 2006 el gobierno inició un programa de erradicación manual en el parque natural de la Sierra de la Macarena, una zona históricamente controlada por las FARC. El mismo presidente Uribe a la cabeza de 930 erradicadores arrancó las primeras plantas y comprometió a este equipo de trabajadores ­del que finalmente quedaron 240 jornaleros­ en un operativo militar arriesgado. Los resultados no fueron muy alentadores. La operación costó ­con los aportes de Washington y el gobierno de Holanda­ 3 millones de dólares “para darle un golpe económico de 3'835.000 dólares a la guerrilla,” la que nunca abandonó la zona. Peor aún, para el 3 de agosto de 2006 cuando se terminó el programa se contaban 28 personas muertas (13 policías, 10 miembros de los Grupos Móviles de Erradicación Manual Forzosa de Cultivos Ilícitos GME, y 5 soldados) sin contar los “aportes” de las unidades paramilitares que entraron a las cabeceras municipales aledańas para bloquear el ingreso de insumos de la guerrilla. La poda de La Macarena demostró una vez más las dificultades de obtener éxitos en la lucha actual contra las drogas, basada en la punición y no en la búsqueda de soluciones sociales. Mientras tanto una paradoja más: En el mismo ańo en la ciudad de Santa Marta se ofrecía un plan turístico para visitar laboratorios de procesamiento de cocaína en las estribaciones de la Sierra Nevada. En octubre del 2006 en la galería La Duarte, Díaz presenta Sin título (2005) un dibujo realizado con semillas de coca sobre papel. La imagen es una gran mancha rectangular que cubre la casi totalidad de la superficie. Este dibujo opera como un intersticio a medio camino entreFlag(1959) de Jasper Johns y el retrato de Simón Bolívar en hojas de coca que le regalara el presidente de Bolivia Evo Morales a Uribe Vélez ese mismo ańo, y recuerda la importancia de una planta usada desde hace cerca de 4.000 ańos por las culturas indígenas de Ecuador, Perú, Bolivia y Colombia. Las referencias al suprematismo y al Minimal Art son inevitables. En este caso literalmente “lo que ves es lo que es”, la sustancia prohibida pintada en el muro. De cierta forma Díaz hace una conversión y una experimentación con las formas fijas de la modernidad, poniéndolas a prueba en otro contexto. Pero a diferencia de las “pinturas negras” de Ad Reinhardt ó las telas de Frank Stella, donde la anulación de la subjetividad busca “la forma más pura, más vacía, más absoluta y más exclusiva de hacer arte” , en este caso la búsqueda de la objetividad por medio de la negación parece ser utilizada para preguntar sobre el destino fatal de una planta: “żLa coca es mala? żPeor que la guerra?” 18 La alusión al minimalismo llega a ser muy precisa, pues mientras los artistas estadounidenses trabajaban con los materiales de la base de la producción de su país –los metales de la industria pesada­ Díaz trabaja con la base de la economía colombiana, la hoja de coca. Desde este punto de vista Cómo obtener un kilogramo de cocaína de alta calidad en veinte pasos (con la mejor economía de materiales), alcanza una nueva dimensión. En los ańos 60 artistas como Lawrence Weiner y Joseph Kosuth intentaron llegar a definiciones del arte a través de proposiciones lingüísticas, presentadas como obra terminada. En 1970 Weiner publicó en Arts Magazine un texto como obra de arte, donde indicaba las tres condiciones necesarias para que una obra de arte sea una obra de arte:

1. Sea hecha por el artista.
2. Sea fabricada.
3. La obra no requiere construcción.

Cumpliendo estos requerimientos, el texto/obra de Díaz parodia este purismo que quiere obtener arte de alta calidad en pocos pasos “con la mejor economía de materiales.” Less is more: Reducir 60 arrobas de hojas para obtener 1 kilogramo de alcaloide es una burla a la economía del minimalismo, movimiento que según Paulo Herkenhoff es un diagrama de la ética del capitalismo, pues “cuanto más niega (cuanto más reduce) más quiere (en acumulación y expansión) iguales y consecuentes ante el propósito del artista, una decisión condicionante compete al destinatario en el momento de la recepción.


ERYTHROXYLON NOVOGRANATENSE

“Mire para la luz y quedará fascinado. Imposibilitado de alcanzar sus límites de un extremoa otro”
Dan Flavin

En 1963 Dan Flavin empezó a realizar trabajos con luces fluorescentes. Así como Stella llegó al límite de la representación presentando láminas de metal como láminas de metal, Flavin llegó a una nueva síntesis del objeto escultórico por medio de la luz pura, utilizando tubos de luz de fabricación industrial. Una de sus obras mas conocidas es su Homenaje a Tatlin (1966) una construcción triangular con luces fluorescentes que rendía tributo a Vladimir Tatlin, a su Monumento para la Tercera Internacional (1919) y por ende, a la fallida vanguardia rusa de la revolución de Octubre. En el mismo ańo (1966) Kosuth realizó Neon electric light, tres barras de neón en tres colores diferentes con esta frase que se describe a sí misma, diferenciadas cada una por el nombre del color que tenían: Neon electric light red en rojo; Neon electric light green en verde; Neon electric light blue en azul. De nuevo es la negación de la imagen la que construye la obra, a través del texto que se auto describe, sabiendo que para Kosuth “las verdaderas obras de arte son las ideas.” Dan Flavin ­Homenaje a Tatlin ­ 1966. Joseph Kosuth ­Neon electric light ­1966. En noviembre de 2006 en la Feria de Arte de Bogotá ARTBO Díaz presenta la frase Erythroxylon novogranatenseen neón verde, “iluminando” así el nombre científico de una de las 250 especies de coca, en este caso la variedad colombiana más conocida. En el contexto de un evento comercial internacional el letrero en neón parecía un aviso publicitario de un producto ó una compańía, haciendo un guińo sobre el mercado del arte y las expectativas y prejuicios que existen sobre el país. Quizá Díaz quería seńalar la simetría existente entre el mercado del arte y el de las drogas: Ambos ofrecen bienes suntuarios que brindan gratificación y prestigio social, y su economía se basa en el monopolio, la exclusividad, la sacralización del consumo y la especulación de precios – en el caso del arte brutalmente parodiados por Manzoni en suMerde d`Artiste­. Además, en estos dos mercados, que se encuentran en expansión desde la década de los 80, la pureza es de gran importancia. De nuevo la crítica parece estar dirigida a las formas fijas del Minimal Art, un movimiento netamente norteamericano que el artista remeda y “traduce” para cuestionar las relaciones culturales y económicas entre ambos países. En los ańos 60 y 70 la escultura minimalista representó el clímax de la hegemonía económica y cultural de Estados Unidos en Occidente , culminando el proceso que se inicia con el éxito global de Jackson Pollock en la posguerra y que tuvo a la abstracción como bandera. El modelo empresarial de desarrollo de la abstracción estadounidense, su purismo y su puritanismo, se ofrecieron como símbolo de una sociedad eficiente, limpia y precisa. Esta denominación fue dada en 1968 por Leo Steinberg en su texto “Otros criterios”. Según Steinberg “Los críticos formalistas influyentes tienden a tratar hoy la pintura moderna como una tecnología en evolución, en la que tareas específicas en todo momento demandan solución –tareas atribuidas al artista como los problemas propuestos a los investigadores en las grandes empresas”. El Tercer Mundo pocas veces estuvo acompańado de la generosidad política y se ató a los intereses de las grandes compańías privadas de ese país y a las ambiciones de dominio de su política exterior. Esa asimetría entrelo que se ve y lo que es se hace patéticamente visible en la guerra de las drogas, donde la demanda de los países consumidores tiene que ser satisfecha y pagada a un alto precio por los países productores. La incoherencia de este conflicto levanta sospechas y mientras el Homenaje a Tatlin de Flavin pasa a ser un recordatorio de la guerra fría, el neón verde kryptonita de Erythroxylon novogranatense se convierte en una demanda ética en el nuevo orden global.


LOS DIENTES DE CAPERUCITA

En las obras discutidas Díaz está retomando materiales, proposiciones, estructuras y procedimientos de la modernidad capitalista con la estrategia antropófaga que autores como Paulo Herkenhoff, Guy Brett y Catherine David encuentran en el arte latinoamericano actual. Esta “capacidad de devorar y procesar sentidos, dominarlos y darles nueva dirección y substancia” alcanza unas dimensiones físicas en obras como el Livro de carne (1979) de Artur Barrio, las telas de vísceras colgantes de Adriana Varejao y los racimos de bananos de Musa Paradisíaca(199­7) de José Alejandro Restrepo, donde la “metabolización iconológica” y la necesidad de ingestión son casi físicas. Díaz no escapa a este tipo de hambre: Come la planta prohibida para crear, mancha el papel con sus semillas y escribe la receta para “cocinar” un kilogramo de cocaína. Estos gestos somáticos seńalan algo que el capitalismo salvaje tiende a olvidar: La coca ante todo, es un alimento. En Colombia los pueblos indígenas Barasana, Desana, Bora, Andoke, Witoto Yuri, Muinane, Mirańa, Makuna, Kubeo, Yukuna, Tanimuka y Koreguaje ingieren la planta por razones médicas, religiosas y dietéticas. Los frutos y las hojas de la planta son aprovechados por mamíferos, peces, aves e insectos. Y de nuevo nos encontramos ante una paradoja: Los territorios donde la planta es un importante recurso ritual y alimenticio, como el Alto Putumayo, el Alto Napo, el Alto Caquetá, la Amazonía occidental, el Alto Meta, el Catatumbo, las laderas orientales de la Cordillera Oriental, el Magdalena Medio, la Sierra Nevada de Santa Marta y el Chocó, poseedores de algunos de los máximos índices de biodiversidad en el planeta, son los mismos territorios hacia donde se desplaza la industria de la cocaína, destruyendo selvas, contaminando ríos y quebradas, y arrastrando consigo a cultivadores, cocineros, erradicadores, guerrilleros y paramilitares. Entre tanto los adalides de la conservación de las selvas tropicales – y los más grandes consumidores y beneficiarios del negocio de la cocaína en el mundo­ Estados Unidos, Alemania, Inglaterra, Francia, Holanda y Espańa , siguen empujando hipócritamente a Colombia a la guerra, repitiendo ese sistema de signos del capital –y del Minimal Art­ que “cuanto más niega (cuanto más reduce) más quiere (en acumulación y expansión).” La máquina de hacer dinero sigue funcionando. Espoleada por la prohibición, la economía de las drogas crece mundialmente y continuará moldeando la vida de nuestro país en los próximos ańos. Ante las dificultades de alcanzar una voz pública y un espacio de representación política, la trasgresión y la burla se ofrecen como recursos que se resisten a ser reducidos, escapando a la rigidez de la política tradicional. El trabajo de Wilson Díaz hace parte de los nuevos movimientos post geográficos, simultáneos e interconectados a nivel mundial, que cuestionan la globalización y que en lugar de negar su retórica, la usan irónicamente, abriendo un espacio de disfrute y creación, siguiendo tradiciones universales de grupos oprimidos por clase, género y raza. Este carácter de resistencia es parte de nuestra personalidad histórica y siempre ha servido para decir las verdades que las versiones oficiales se empeńan en ocultar. La obra de Wilson Díaz es un ejemplo de ello. No siempre el negocio es más importante que el ocio.


.

BIBLIOGRAFÍA

Armstrong, Elizabeth. Zamudio­Taylor, Victor. Ultra baroque: Aspects of Post­Latin American Art. La Jolla Museum of Contemporary Art. 2000.

Battcock, Gregory, (Ed.). La idea como arte. Documentos sobre arte conceptual.
Gustavo Gili, Barcelona, 1977.

Brett, Guy. David, Catherine (org) Helio Oiticica, Fundació Antoni Tŕpies, Barcelona, 1992.

Constantino, Emilio.
“Probables Impactos de la Aplicación del Hongo Fusarium oxysporum para la Erradicación de la Coca en Ecosistemas Amazónicos”. http://www.mamacoca.org 2002.

Gutiérrez , Natalia. “Status.quo.co 1999­2000.” Art Nexus No. 36 ­ Mayo 2000.

Gutiérrez, Natalia. “Miguel Angel Rojas”. Art Nexus 44. Junio 2002. Herkenhoff, Paulo. “Brasil/Brasis.” En Arte brasileira contemporânea. Marca dÁgua Livraria, Rio de Janiero, 2001.

Herkenhoff, Paulo. ‘’El hambre polisémica de José Alejandro Restrepo’’, en Transhistorias, Historia y mito en la obra de José Alejandro Restrepo. Bogotá, 2001.

Jordan, John. “El olor a carnaval: La revolución está en el aire”, En Modos de hacer. Arte crítico, esfera pública y acción directa. Ediciones Universidad de Salamanca. Salamanca, 2001.

García, Canclini, Néstor, ‘’Ultimos cambos en el panorama del multiculturalismo’’, Lápiz 187­188, Ańo XXI, 2002. pp. 110 – 115.

“Mesa Redonda: a recepçao dos anos 60.” Arte & Ensaios, UFRJ, Rio de Janeiro, 1999.

Ospina, Nadín “Colombia land”. http://www.geocities.com/nadinospina/ 2003.

Roca, José. “Flora Necrológica: Imágenes para una geografía política de las plantas”. ReVista, David Rockefeller Center for Latin American Studies, N.Y. 2003.

Roca, José Ignacio. “Botánica Política. Usos de la ciencia, usos de la historia”. Columna de Arena. Reflexiones críticas desde Colombia. Número 58. http://universes­in­universe.de/columna/col58/index.htm Publicado el 9 de marzo de 2004.

Consultado 21 de julio de 2004. Sandler, Irving. El triunfo de la pintura americana. Alianza, Madrid, 1996. Steinberg, Leo. “Otros criterios.” En Clement Greenberg e o debate crítico. Ministerio de Cultura/Funarte. Rio de Janeiro, 1997.
páginas 175­211.

Vargas, Ricardo. La Sierra de la Macarena: Drogas y conflicto armado en Colombia. http://www.censat.org/ 2006.

Wolfe, Tom. La palabra pintada. Editorial Anagrama, Barcelona, 1976. Wood, Paul. Conceptual Art, Tate Gallery, Londres, 2002. Sigue leyendo